Llega el frío, ¿nos tomamos un café?

Kalúa Helado Artesanal Escrito por  Kalúa Helado Artesanal

En Kalúa somos conscientes de que el buen tiempo va tocando a su fin y aunque somos grandes amantes de los helados sabemos que muchos de nuestros clientes vienen a nuestras cafeterías en busca de algo más calentito. Por eso os ofrecemos una amplia variedad de cafés que en esta época del año van apeteciendo mucho más. Hoy en nuestro blog como curiosidad os hablamos de las características de alguno de ellos.


Café expreso Expreso es un café negro fuerte, hecho a alta presión en una máquina de café. Un expreso perfectamente preparado tendrá una crema espesa y dorada (espuma) en la superficie. Si la crema es buena, el azúcar flotará en la superficie durante un par de segundos antes de que se hunda lentamente hasta el fondo.

Café Cappuccino: El cappuccino es una combinación de partes iguales de expreso, leche al vapor y espuma de leche. Es común rociar su espuma con un poco de cacao en polvo sin azúcar, canela o chocolate negro rallado. Existen varias teorías sobre el origen del cappuccino pero la más extendida es que se llama así por los monjes de la orden religiosa fundada por Ludovico Fossombrone en el siglo XVI por su penacho de espuma, similar a la capucha en punta -más larga que ancha- de estos religiosos.

Café Americano: El café americano es un café expreso al que se le añade agua caliente. Para encontrar su origen tenemos que remontarnos a la Segunda Guerra Mundial. La historia, con carácter de leyenda porque no está confirmada, sugiere que los militares norteamericanos que se encontraban en Italia durante la guerra, vertían agua en su café expreso para obtener una bebida más parecida a la que estaban acostumbrados a tomar en su país. Se sirve el café solo hasta la mitad en una taza grande. A continuación, se termina de rellenar la taza añadiendo agua caliente. En general, las proporciones son mitad y mitad, pero se puede variar en función del gusto.

Café Irlandés. Aunque es algo que va en gustos, el café irlandés se bebe sin mezclar con la nata, es decir, vamos dando sorbitos del café que va pasando por la nata y al terminar el café, se toma la nata con la cuchara. Aunque son muchos los que prefieren mezclarlo todo al principio para que quede algo parecido al licor de crema de whisky. Se prepara con café expreso al que se le añade una cucharada de azúcar de caña, Whiskey irlandés y nata muy montada.

Café bombón: El café bombón se elabora con café negro, leche condensada y crema de orujo. Se suele servir en un vaso de cristal transparente con el objeto de mostrar las capas de café y leche. La diferente densidad de los líquidos hace que el café quede en la parte superior, mientras que la leche condensada va a la parte inferior. Es una bebida originaria de Valencia. En algunas ocasiones se suele servir con Baileys en lugar de leche.